MENU

Derrame de petróleo; desastre ecológico

Martes 24 de marzo de 2009.

La semana pasada, un equipo de conservacionistas de la Reserva Natural de las Aves El Pangán, en la vertiente occidental del departamento de Nariño encontraron el río Ñambí, que fluye a través de la reserva, contaminado con un gran derrame de petróleo crudo.

Copia_de_collage_1
Dos imágenes de la misma área, en el río Ñambí, antes y después. Se aprecia en la derecha de los restos de petróleo sobre la vegetación.

“El espectacular río Ñambí se está convirtiendo en una alcantarilla de aguas de color negro, con miles de peces muertos y un bosque estéril”, denunció Sara Inés Lara, Directora Ejecutiva de la Fundación ProAves. “Es una catástrofe para este bosque y para este planeta”. El derrame de petróleo crudo no se debe a un accidente sino a la extracción ilegal que se realiza de esta sustancia del oleoducto, de propiedad de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, y manejado por ella. El oleoducto empieza en el departamento del Putumayo en el Amazonas, y fluye hacia más allá de la reserva y de la población de Junín hasta el puerto costero de Tumaco.

orquidea
Orquídeas y otras plantas muriendo en la ribera del río Ñambí a causa del petróleo.

Infortunadamente, personas inescrupulosas han perforado el oleoducto para extraer petróleo. Estas personas procesan la sustancia, y los productos secundarios de esta destilación artesanal, además del desbordamiento de petróleo crudo, fluyen a través de quebradas hacia el río Ñambí. Se calcula que tal vez más de cien mil galones de petróleo han fluido a los ríos, causando un daño irreparable y la muerte a la fauna y la flora de la región.

Copia_de_Presentacion1
Otra imagen de los estragos del petróleo en el río Ñambí. A la derecha, el tubo del oleoducto pasando cerca del río. 

“Estas extracciones ilegales, y muy peligrosas, de petróleo, acaban de empezar”, dijo el Presidente de la Fundación ProAves, Alonso Quevedo. “Los bosques húmedos del Choco colombiano son reconocidos como unos de los más ricos en biodiversidad y en número de especies endémicas en el mundo, con un valor enorme no solamente para la naturaleza, sino también para las comunidades indígenas Awá que dependen de esta zona”, advirtió.

Desafortunamente, existen graves amenazas para el ambiente en esa región como son la extracción ilegal de madera, los cultivos ilícitos, los cultivos de palma africana y ahora el saqueo de petróleo. Los resguardos indígenas de UNIPA y CAMAWARI, además de la reserva natural El Pangán atraviesan por una crisis que no solamente impacta el equilibrio ecológico sino a las mismas comunidades.

Copia_de_collage_fauna_y_flora

Muestra de flora y fauna de la Reserva. Se aprecian tres especies de fauna amenazada: Rana de veneno (Dendrobates histrionicus), Oso de Anteojos (Tremarctos ornatos) y el Halcón Montés de Munchique (Micrastur plumbeus).

Ecopetrol y las autoridades han sido informadas de la crítica situación. ProAves busca urgentemente apoyo para entrenar y contratar personas de la localidad que alguna vez fueron leñadores y cazadores, como “guardabosques” para ayudar a proteger la increíble herencia natural de estas áreas, especialmente para monitorear el oleoducto. Su está interesado en apoyar este programa, por favor contáctenos inmediatamente en fundacion@proaves.org

Documentos:

Fotos desastre ecológico en el Pacífico colombiano (PDF)

Comments are closed.