MENU

Esperanza para los últimos osos de tierras bajas en Colombia.

Recientes registros del oso de anteojos en las reservas de ProAves alertan sobre la necesidad de conservar los bosques húmedos con la creación y fortalecimiento de áreas protegidas y la inclusión de la comunidad aledaña.

El ecosistema de la región del Magdalena Medio colombiano ha sufrido una muy acelerada degradación como resultado de actividades humanas como la ganadería, la minería y la deforestación, actividades que cada vez demandan más recursos de la naturaleza. Tales amenazas, al parecer, han restringido la distribución y, en algunos casos,  han extinguido poblaciones del oso de anteojos (Tremarctos ornatus), el único oso de Suramérica.

Por esta razón, la fundación ProAves ha tomado la iniciativa de establecer reservas para la conservación a perpetuidad de algunas de estas zonas de distribución del oso de anteojos en tierras bajas.

oso_pauxi

Registro en la Reserva Pauxi pauxi

 

Hace poco logramos importantes registros por medio de cámaras trampas de un individuo en la Reserva Natural de las Aves Pauxi pauxi,  a una elevación de 1200 msnm y 3 individuos (madre y 2 oseznos) en la Reserva El Paujil a 700 metros sobre el nivel del mar. Aunque históricamente es natural hallar a este oso en estas elevaciones y zonas,  actualmente, el ecosistema de tierras bajas de Colombia, sobre el valle del río Magdalena, ha sufrido cambios drásticos con la perdida de la cobertura vegetal original.

En este momento hay poca información acerca de la ecología de  estas poblaciones en bosques húmedos o bosques de tierras bajas, por ello se hace primordial seguir monitoreando y articulando los planes de manejo de los corredores naturales entre los bosques andinos, húmedos y páramos.

M2E3L17-27R350B300

Registro en la Reserva El Paujil

 

En esta labor hemos encontrado que la especie sufre muchas presiones en las zonas de amortiguamiento de las reservas de ProAves, por lo cual buscamos la vinculación de la comunidad local con el propósito de generar estrategias de conservación como servidumbres ecológicas, corredores de conservación y programas de restauración y reforestación que trasciendan las fronteras de las áreas protegidas e incluir áreas donde el uso del suelo esté destinado a cultivos y ganadería, lugares que podrían ser usados por el oso de anteojos en sus desplazamientos entre parches de bosque húmedo.

Este amenazado mamífero requiere nuestra atención y ayuda, entre todos podremos salvarlo de la extinción.

Con el apoyo de:

 

logos_oso_pauxi

Comments are closed.