MENU

Scytalopus rodriguezi del valle del alto Magdalena

Bogotá, 16 de junio de 2005. Descubierto en el 2003 en la Reserva Natural de Meremberg, municipio de San Agustín, departamento del Huila, Cordillera Central de Colombia por los especialistas Niels Krabbe, Paul Salaman, Alex Cortés, Alonso Quevedo, Luis Alfonso Ortega y Carlos Daniel Cadena; investigadores de las Universidades de Copenhague y Missouri, Conservación Internacional y Fundación ProAves


Bogotá, 16 de junio de 2005. Descubierto en el 2003 en la Reserva Natural de Meremberg, municipio de San Agustín, departamento del Huila, Cordillera Central de Colombia por los especialistas Niels Krabbe, Paul Salaman, Alex Cortés, Alonso Quevedo, Luis Alfonso Ortega y Carlos Daniel Cadena; investigadores de las Universidades de Copenhague y Missouri, Conservación Internacional y Fundación ProAves; fue oficialmente reconocida por la revista científica británica Bulletin of the Ornithological Club en el número 2 de su volumen 125, en abril del 2005.

Los individuos de esta especie pesan entre 21 y 23 gramos y no superan en tamaño de un copetón de la sabana. El descubrimiento se hizo en la Reserva Natural Meremberg, Municipio de San Agustín, Departamento del Huila, Cordillera Central de Colombia, el 24 de febrero de 2003, a 2.200 m.s.n.m. Esta especie es muy parecida a otra recientemente descubierta ({Scytalopus stilesi}), sin embargo la diferencia radica en su canto.

La especie fue nombrada en honor a Jose Vicente Rodríguez, un conservacionista colombiano que ha liderado procesos de evaluación de la fauna silvestre en varias regiones del país, promovido el desarrollo de los mecanismos de aprovechamiento sostenible del recurso faunístico a través de su manejo en condiciones controladas. Igualmente ha abanderado varios programas de investigación y conservación de especies amenazadas como el programa de reintroducción del Cóndor Andino.

Actualmente es el Director de la Unidad de Conservación de Especies del Centro de Biodiversidad de los Andes de Conservación Internacional desde donde promueve una serie de actividades tendientes a la protección y conservación de especies, dando especial énfasis a las endémicas y amenazadas.

Según José Vicente Rodríguez: “Este hallazgo muestra que a pesar de que se considera que ya este todo conocido para Colombia en el campo de las aves, la verdad es que todavía hay mucho por descubrir. Desafortunadamente esta especie “nace” ya con una presión sobre su conservación, pues los autores recomendaron que sea incluida en la lista roja de la UICN en el estatus de Amenazada debido a que el área ocupada es de 170 kilómetros cuadrados y la cantidad de individuos de la población es menor a 5000”.

El reconocimiento lo hizo el director de la Fundación ProAves, el Doctor Paul Salaman, quien ha sido destacado en el ámbito internacional por sus publicaciones y los proyectos que con ProAves está desarrollando en Colombia a favor de la avifauna amenazada.

Además se realizó la inauguración de la Biblioteca Nacional de Ornitología ubicada en la sede de ProAves, que posee publicaciones especializadas para biólogos, ornitólogos y comunidad científica en general, así como para el público en general; se aprovechó también para lanzar la segunda etapa del Programa de Aves Migratorias que desde hace dos años viene desarrollándose en el territorio colombiano.

links: [El Tiempo.com->http://eltiempo.terra.com.co/naci/tolima/2005-07-26/ARTICULO-WEB-_NOTA_INTERIOR-2163372.html]
Fuente: ProAves Colombia – Conservación Internacional Colombia

Leave a Reply