Arriba
Donar
X monitoreo
monitoreo

Monitoreo de fauna con cámaras trampa

Las cámaras trampa se han convertido en una herramienta importante desde su desarrollo a comienzos de 1980 para el monitoreo de especies crípticas, con bajas densidades y difíciles de observar cubriendo además un amplio rango de ambientes que otras metodologías no permiten.

Este método es usado para múltiples propósitos, desde identificar individualmente especies hasta para evaluar tamaño de poblaciones y varios aspectos de su ecología y comportamiento; lo anterior, convierte el uso de cámaras trampa en una de las más importantes y versátiles metodologías para los estudios de investigación biológica con fines de conservación.

Esta técnica para estudios de vida silvestre, se basa en el uso de cámaras fotográficas con sensores térmicos que permiten fotografiar animales que pasen en frente de este dispositivo. El método consiste en colocar cámaras trampa en estaciones de muestreo preseleccionadas (al azar o sistemáticamente), sobre transectos o senderos que utilizan los animales.

Con esta herramienta se puede distinguir y confirmar la presencia de especies difíciles de reconocer por sus huellas u otros indicios, y permiten realizar estudios de comportamiento, patrones de actividad, estimación poblacional, entre otros.

Los usos de las cámaras trampa son:

• Para registrar animales grandes y medianos que son difíciles de detectar por medio de observaciones. Permiten estimar el número de individuos dentro de un área mediante la captura y recaptura de individuos. Además es útil para determinar patrones de movimiento temporal y espacial.

• Fotos con fecha que permiten medir días o bloques de días como eventos de muestreo.

• Presencia de especies difíciles de observar por sus hábitos nocturnos o esquivos.

• Permiten evaluar la calidad del ecosistema con la identificación de algunas especies.

• Datos de preferencia de hábitat, conformación de grupos, identificación de territorios e identificación de individuos.

• Vigilancia de los caminos y senderos ubicados dentro de las Reservas.

Esta herramienta ha sido implementada en la Fundación ProAves en estudios de monitoreo de la población de Crax alberti y Ateles hybridus, y para verificar la presencia de otras especies de mamíferos y aves en las áreas protegidas ubicadas en los diferentes ecosistemas en su mayoría amenazados en nuestro país.

Así mismo, las cámaras trampa nos han permitido realizar vigilancia dentro de las reservas para poder controlar la cacería.

Gracias a la implementación de esta metodología se ha obtenido el registro de al menos 40 especies entre aves y mamíferos; la mayoría de especial interés por su estado de conservación o nivel de endemismo, y otras por sus escasos registros y por ser consideradas como especies raras.

En la Fundación ProAves, esperamos continuar utilizando este método en estudios de biodiversidad, abundancias y monitoreos poblacionales, de interés para la conservación de varias especies de fauna y flora en nuestro país.

lpf abc ecoturs Nature

Pubicado el : 30 septiembre, 2011