MENU

La Danta del Magdalena Reaparece en el centro del País.

Uno de los mamíferos más grandes y menos conocidos de Sur América, la Danta del Magdalena (Tapirus terrestris columbianus), ha sido casi totalmente exterminada por la caza y la pérdida del  97% de su hábitat. Durante una década fue considerado casi extinto debido a la fuerte presión de la caza y tala de los bosques en el centro de Colombia, quedan tan sólo unos pocos individuos que se resisten a desaparecer.

Después de más de 10 años, un individuo fue fotografiado en la Reserva Natural de las Aves El Paujil. La Reserva fue creada en el 2003 gracias al apoyo de American Bird Conservancy y Global Conservation Fund, con el fin de conservar el Paujil de Pico Azul (Crax alberti) endémico de Colombia y en peligro crítico de extinción, el mono araña (Ateles hybridus) también en peligro crítico de extinción y el Oso de Anteojos (Tremarctos ornatus) de este último, tenemos un registro del 2011, también en cámaras trampa, donde se confirma su presencia en tierras bajas.

Luego en el 2008 y gracias al apoyo de World Land Trust-US se logran proteger más de 8.000 hectáreas de bosque. Este descubrimiento destaca la urgencia de ampliar aún más la reserva para restaurar y proteger lo poco que queda de este hábitat único en el valle del Magdalena y su increíble vida salvaje.

 

Danta_collage

Registros en cámaras trampa de la Danta del Magdalena 

(Tapirus terrestris columbianus)

Para ver las fotos en Flickr clic Aquí

Descrito por Hershkovitz (1954), la Danta del Magdalena se limita a Colombia, originalmente distribuido a través de la selva baja hacia el sur, desde la costa Caribe a través del Cauca y los valles del Magdalena. El hábitat de las Dantas se ha perdido casi en su totalidad o se ha transformado casi por completo.

La especie fue fotografiada por primera vez en cámaras trampa en 2008 por investigadores de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México), los estudios de seguimiento situaban una pequeña población superviviente en la vertiente norte de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Hasta el momento se han producido dos avistamientos adicionales reportados por habitantes de la zona en el Valle medio del río Magdalena en la Reserva El Paujil.

huellaEl 7 de noviembre de 2012,  un grupo de observadores de aves que visitaban la reserva en un tour liderado por ProAves y guiado por Trevor Ellery, descubrió huellas frescas de la Danta del Magdalena,  el grupo caminaba por uno de los principales senderos de la Reserva cuando encontraron las huellas a la orilla de un arroyo la cuales pudieron seguir por varios cientos de metros, luego, el 9 de noviembre de 2012, dos días después del primer acercamiento, una cámara trampa confirmó la presencia de este esquivo y raro mamífero.

Después de esta larga ausencia es  alentador saber que la especie cuenta actualmente con 8000 hectáreas protegidas a perpetuidad así como los 3 guardabosques que a diario la protegen; la Fundación ProAves continuará adelantando actividades de seguimiento y monitoreo con cámaras trampa, con el objetivo de obtener más información ecológica de la especie.

Con el apoyo de:


abc Global_wildlife Healthy_Planet_Logo worldlandtrust


Comments are closed.